jueves, 26 de marzo de 2009

PARA LA HORA DEL AMOR

A la hora del amor llega desnudo,
desnudo y puro,

como blanco ángel;
como quien vive su muerte y resucita.
BESA
hasta que sean de piedra tus labios
y tu lengua.
ACARICIA
hasta que palidezcan los tigres camorreros.
ENTRÉGATE
con la avidez del sediento en la taberna,
con fervor, con pavor,
- no retrocedas -.

Y en la batalla de labios y de huesos,
pelea extasiado cuerpo a cuerpo,
ahógame en el mar de los deseos
surcando poco a poco y llega al cielo.

sparklespf8rj6

1 comentario:

  1. Un beso, Desierto, a la hora del amor,,,,Rol

    ResponderEliminar