lunes, 26 de enero de 2009

EL PESO DEL DESEO

Tal vez esto sea un misterio.
Cuanto mayor ese anhelo
y el objetivo más lejos,
mayor es sin duda el peso.

¿Cuanto pesan los deseos?
Cuanto más grandes son ellos
logran agigantar mi empeño.
Cuanto más pronto lo quiero,
el resultado es más lerdo.

¿Cuanto pesan los deseos?
Cuanto más anhelo verlos
más se ocultan en mi adentro.
Cuanto más quiero encontrarlos,
más me dispongo a perderlos.

Cuanto más creo que los libero,
éstos se hallan más presos.
Cuanto más gigantes ellos
se hunden del propio peso,
y penetran en mí muy dentro.

Son como rocas pesadas
sumergidas en el océano.
Y ¿quien maneja la balanza
la que pesa mis deseos?
¿Como haré para extraerlos?

Mejor no desearé nada,
por no soportar el peso.
El deseo insatisfecho
se transforma en un incendio
abrasador como el fuego.

Sé cuanto pesa la culpa,
y cuánto los sentimientos,
¿Cuanto pesan los deseos?
Creo yo que es un misterio.

21082799ppi2

1 comentario: